LA IMPORTANCIA DE LA FORMACION PARA ATTEM

En la actualidad, la noción de formación suele ser asociada a la idea de formación profesional, que comprende a aquellos estudios y aprendizajes que tienen como objetivo la inserción, reinserción y actualización laboral.

El objetivo de la formación profesional es aumentar y adecuar el conocimiento y habilidades de los trabajadores a lo largo de toda la vida, por lo que la experiencia diaria nos enriquece y nos ayuda a cumplir las expectativas marcadas. Debemos tener en cuenta que la formación es una inversión a largo plazo.

Con el fin de obtener programas de formación eficaces ha sido necesario que ATTEM, siga un procedimiento integrado por tres fases fundamentales:

  1. Detección y análisis de las necesidades de formación.
    Desde la Asociación detectamos las necesidades formativas anuales basándonos en la información recibida por diferentes profesionales del mismo ámbito de actuación (educativo-socio-sanitario), a través de las diferentes encuestas entregadas al finalizar los cursos realizados.
  2. Identificación de los recursos necesarios
    Los Recursos que requiere la formación son de suma importancia ya que sin los mismos no puede ejecutarse los planes formativos. Hablamos de la asignación presupuestaria, los materiales necesarios, la infraestructura, etc. Es en este punto donde gracias al esfuerzo realizado por la propia Asociación, a la contribución de diferentes entidades públicas y privadas y a la propia administración (Conselleria de Educacion y Conselleria de Sanidad), podemos apostar por una formación de primerísima calidad con unos costes muy competitivos.
  3. Ejecución de programas de formación.
    Listado del plan de formación anual certificado por la Conselleria de Educación

Podemos concluir que gracias a una formación de calidad se consigue una mejora de las competencias en nuestros puestos de trabajo, indispensables para el buen desempeño de la práctica diaria en la intervención con nuestros niños y niñas.

"Quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender."
John Cotton Dana